Publicado el

“¿Como entro en el negocio?” Charlas con aspirantes

Una de las facetas más importantes de mi doble vida de autor-editor es ir de salón en salón para dar a conocer la editorial, sus obras y las mías propias. Es una tarea vital que, junto a mantener activo el catálogo, se convierte en una de las herramientas más importantes en el medio plazo a la hora de expandirse y crecer.

Desconocimiento del medio

La semana pasada emprendí uno de mis viajes por carretera cargado de libros y esperanzas para acudir a la Video Game Comic de Alicante. Fue un buen evento. Pese a ser sólo la cuarta vez que se celebraba y aun con el margen que tiene para crecer, se puede decir que estaba bien organizado y que no goza de una mala salud. Si la apuesta de stands sigue creciendo, y con ello la asistencia, puede acabar convirtiéndose en una cita realmente importante. Es un buen momento para reengancharse a sus futuras ediciones y acudir a aumentar su oferta.

Pero estaba hablando del acercamiento a los lectores…

En cada evento, además de promocionar, vender e incluso firmar mis publicaciones, siempre acaba surgiendo alguna charla que otra con aficionados y con aspirantes a profesionales con mayor o menor conocimiento del sector. A menudo, conocimiento minúsculo, lo cuál no es malo. Saberse ignorante e informarse es la prueba de que se es inteligente. Cuando me encuentro con terrenos inexplorados en mi profesión, preguntar a gente con más experiencia que yo es siempre mi primera herramienta.

En la VGC tuve algunas conversaciones de diversa índole con varios aspirantes a profesionales.

“¿Dónde puedo enseñar lo que hago?”

Todas empezaron de formas parecidas. O, al menos, con un interés en común: El de dar a conocer el propio trabajo entre profesionales. El miedo a enseñar su trabajo y a recibir consejos de “editoriales de verdad” es algo que suele intimidar, y acercarse a hacerlo a un pequeño stand da menos miedo (sólo un poco). Me lo tomo como un cumplido.

En honor a la verdad, en un stand no es el mejor momento para enseñar tu trabajo. Los que estamos ahí solemos estar pendientes de vender para recuperar la inversión y sacar algo para seguir invirtiendo, y si uno no está disponible para informar a un posible lector, se puede perder la oportunidad de que descubra nuestras obras.

Aunque incluso en un stand, siempre hay momentos mejores que otros para abordar a profesionales e informarse educadamente. Personalmente, intento sacar tiempo para atender estas conversaciones esporádicas y solventar dudas, porque todos necesitamos que nos asesoren en un momento u otro.

Conversaciones y recomendaciones

Una de las conversaciones fue con un chaval de unos 10 años, con mucho que mejorar y aun más ganas de dibujar. Me enseñó una serie de dibujos basados en los de autores que le gustaban. Me comentó que a él y a un amigo suyo les gusta crear historias juntos. Le recomendé que, ante todo, disfrutara de lo que hacía, y que crear historias basadas en otras está bien, pero que tuvieran en cuenta sus propias experiencias y lo que sentían con ellas para introducirlo en sus personajes para enriquecerlas. “¡Si! ¡Eso es lo que hacemos!” contestó con ilusión como si le hubieran confirmado que el tesoro que busca está exactamente dónde dice su mapa. Nos despedimos con un sincero y firme choque de puños entre autores.

Las otras dos conversaciones fueron con aspirantes… A novelistas. A ambos les comenté lo mismo: Que lo mejor es intentar probar suerte en editoriales que publiquen un material parecido al producto que propones. Mi editorial sólo publica (por ahora) cómic y manga, por lo que presentarme un proyecto de novela ahora mismo no tiene mucho sentido.

De todas formas, como decía más arriba, es lógico: Se tiene un interés en el mundillo y también un desconocimiento, por lo que hay que preguntar. La timidez es el enemigo.

“¿Puede hacer una prueba?” Tener algo que ofrecer

Una de las preguntas típicas en estos casos es la de preguntar por “una prueba para entrar”. Una aguerrida y en parte dulce madre que buscaba suplir la timidez de uno de los aspirantes a novelista, preguntó por la prueba de marras. “¿Hay alguna dirección donde el pueda enviar algo para hacer una prueba?”. Me pareció adorable, porque me recordó a mi propia madre cuando, siendo yo pequeño y sin tener ni yo -ni mi familia. Soy el primero con el gen- ni idea de como funcionaba este mundillo, preguntábamos cosas similares en los stands de las editoriales (o de las tiendas, qué mas daba) en los salones.

Cuando no conocemos el mercado, tendemos a idealizarlo y pensar que es como el de los países que tienen un mercado con una industria potente. Como si las editoriales de aquí tuvieran decenas de colecciones en marcha cual Marvel y se buscaran autores para desarrollarlas. Cuando, en realidad, lo que se buscan aquí son sobretodo proyectos de productos concretos para desarrollar.

Y éste es el consejo que siempre doy a aquellos que enseñan muestras de trabajo sin un proyecto detrás. Las muestras de trabajo están bien, pero salvo que se pidan expresamente, son inútiles sin no pertenecen a un proyecto concreto. Siempre hay algún proyecto suelto fomentado por la propia editorial que precise de la búsqueda de autores para desarrollarlo, pero en estos momentos, esa situación no es una constante en nuestra industria. Así que siempre es mejor venderse teniendo entre manos un proyecto concreto que ofrecer.

Conclusión

Es bueno ser cautos y humildes, pero no hay porqué ser tímidos. Lo bueno es lanzarse, preguntar y presentar. En los stands se pueden hacer algunos contactos (que, recordemos, es una de las 4 ces) y puede ser un buen momento para presentarse, pero no tanto para hablar de trabajo en profundidad. Aunque si te dan luz verde, adelante.

Si no has publicado nunca, que te publiquen en una editorial menor ya supondrá un salto en tu carrera. ¡Pero qué caray! No hay porque dejar de intentarlo en una editorial grande. Al fin y al cabo, si tienes un proyecto para convertirlo en un producto, no tiene porque no interesarle a una editorial de renombre.

En noviembre tengo cita en el Salón del Manga de Barcelona; el Heroes Comic de Madrid y el Salón del Manga de Getxo. Va a ser un mes movidito. Y seguro que surgirán más conversaciones con aficionados y aspirantes que esperan llegar a nuevas fronteras. Y como siempre, si las circunstancias lo permiten será un placer intentar atenderlas.

Publicado el

Valorar un proyecto: La norma de las Cuatro Ces

Últimamente estoy metido en muchos proyectos, tanto propios como consultor de colegas de profesión que piden mi opinión sobre un proyecto u otro. Como es natural, siempre surgen cuestiones a valorar más allá de lo artístico.

“¿Sale a cuenta involucrarse?”, “¿Cuánto dinero voy a sacar por el tiempo que voy a dedicarle?”, “No quiero que me vendan la moto y trabajar gratis a cambio de ‘promoción’ y me estafen…”

Son cuestiones sensatas que todos nos planteamos antes de involucrarnos en un proyecto. Especialmente si es un proyecto ajeno a nosotros, ya que los actos de fe son más complicados cuando se trata de la fe de otra persona. Aunque a veces sean necesarios en mercados pobres que no van a crecer sin esfuerzo de nadie, como en este mercado nuestro de las viñetas,

En cualquier caso, en todos los proyectos existen preocupaciones y miedos comunes, y en todas las conversaciones al respecto llegamos siempre a la misma conclusión básica: No hay que trabajar a cambio de nada.

Parece un concepto básico. De hecho, lo es. Pero no todo el mundo tiene la misma destreza a la hora de sacar la vara de medir para valorar si sale a cuenta o no involucrarse en un proyecto que nos va a requerir tiempo y esfuerzo.

Valores propios y ajenos: Carrera, mercado y proyecto.

Trabajar gratis es inviable. Siempre hemos de tener claro que tenemos un valor y que tenemos que hacernos valer.

¿Pero cuánto valor tenemos exactamente en el actual punto de nuestra carrera?

¿Y el proyecto en si, cuanto valor tiene? ¿Y el mercado en el que se va a mover?

Que a veces se nos presentan oportunidades de participar en grandes proyectos dentro de mercados de mierda es una realidad. Que a veces es nuestra única salida para despuntar en ese mercado y que nos permita hacerlo crecer o acceder a otro, por desgracia, también lo es. Al menos, entre las personas que hemos tenido la mala fortuna de nacer y crecer en un país en el que el mercado de nuestra vocación es pobre.

Pero una cosa no quita la otra: Estemos en el mercado en el que estemos y sea cual sea el punto de nuestra carrera, de todos los trabajos hay que sacar algo. Aunque a veces nuestro valor, el del proyecto o el del propio mercado no nos permita una rentabilidad económica inmediata y/o satisfactoria.

Y para asegurarnos de saber si vale la pena embarcarnos en un proyecto, existe lo que personalmente he bautizado como…

La norma de las Cuatro Ces

Todos los proyectos requieren tiempo y esfuerzo en mayor o menor medida

Las Cuatro Ces son los cuatro tipos de recompensas que podremos sacar de cualquier proyecto y que valdrá la pena valorar antes de involucrarnos. Tenemos que asegurarnos siempre de que vamos a conseguir al menos una de ellas en los trabajos que nos propongamos realizar:

Caché:

Lo que suelen vendernos como “trabajar por promoción”. A menudo suele ser un eufemismo para vendernos la moto (al menos cuando el proyecto tiene poco o nulo valor). Trabajar por promoción no es malo per se, siempre que esta sea real y eleve nuestro caché. Es decir: Nuestro valor en el mercado por nuestra popularidad o experiencia contrastada.

Si en tu sector ya eres una persona reconocida no te saldrá a cuenta trabajar a cambio de caché. Lo más probable es que tú se lo des al proyecto en lugar de a la inversa. Así que hay que valorar: ¿Tu popularidad y tu valor profesional bajará, se mantendrá igual o subirá después de haber trabajado en el proyecto? El amor propio está bien, pero el orgullo está prohibido a la hora de valorar nuestro propio caché. La objetividad es primordial.

Conocimientos:

¿Nos van a obligar a utilizar unas herramientas o sistema de trabajo a los que no estamos habituados? ¿Interesa aprenderlos y vivir la experiencia? ¿Nos serán útiles en futuros proyectos? ¿Ganar esos conocimientos elevarán nuestro valor como profesionales?

Un buen profesional es consciente de que la formación no acaba nunca. Incluso a un veterano con caché puede interesarle realizar un proyecto a cambio de conocimientos que utilizar en futuros trabajos. Como suele decirse, el conocimiento es poder.

Contactos:

Estrechar las manos adecuadas y colaborar con la gente adecuada puede abrirnos muchas puertas por diferentes motivos. A veces porque nos dirigen al público adecuado; otras veces porque tienen conocimientos o herramientas que no tenemos; otras porque encontraremos un equipo con una gran sinergia para trabajar; y otras porque nuestros trenes van por la misma vía y el suyo ya ha pasado por paradas que pueden ahorrarnos… a cambio de algo. Ninguno queremos trabajar a cambio de nada, y en el mundo real eso incluye a los contactos que podamos conseguir.

Capital:

La clave del meollo. El dinero. Necesario para invertir en comida, facturas, ahorros, negocios, ocio y vivir en general. Cuando un proyecto nos ofrece un capital equivalente al tiempo que va a conllevarnos, poco más hay que pensar.

Pero hay proyectos/mercados que por H o por B no pueden ofrecernos un capital en proporción al tiempo invertido. Por más que lo deseen y lo deseemos.

Hay mercados cuyos proyectos son verdaderos actos de fe, que contribuyen a alimentar y hacer crecer a un mercado pobre. O que tenemos la esperanza que lanzándolo en un mercado pobre nos abra las puertas para acceder a un mercado más rico. A un mercado con una industria más en movimiento que pueda ofrecernos un capital en proporción a nuestro trabajo.

Conclusión

Caché, Conocimientos, Contactos y Capital. De todos los trabajos y proyectos hay que sacar al menos una de las Cuatro Ces. Y esto vale para todos, tanto si eres guionista, dibujante, modelo o si trabajas en una ferretería.

A un profesional con Caché y Contactos le interesará trabajar por Capital, y puede que por Conocimientos. Aunque puede que alguna vez se tope con un proyecto que le ponga en Contacto con alguien que eleve su Caché a un nuevo nivel y pueda permitirse trabajar en ello a pesar de que le suponga menos Capital.

Alguien que no tenga ni Caché ni Contactos probablemente le interesará poner sus Conocimientos al servicio de un proyecto que pueda proporcionárselos, aunque le suponga ganar poco o ningún Capital.

A alguien que tenga Caché, Contactos y Conocimientos básicamente le interesará trabajar por Capital, por lo que deberá hacerlo en proyectos y mercados que sean capaces de proporcionárselos.

Proyectos y mercados a los que llegará o habrá llegado por encima de su competencia… a base de tener Caché, Conocimientos y Contactos.

 

 

Día del Cómic Gratis

Un año más, como cada segundo fin de semana de mayo, llega el Día del Cómic Gratis.

El sábado 13 estaré toda la tarde en la librería LANDROMINA, de Terrassa, junto a otros autores invitados vendiendo y dedicando ejemplares de mis dos cómics más recientes: “Superbarna: Primeras Torpezas” y “Superbarna: Nananananana-ná”, incluyendo las ediciones especiales no comercializadas en librerías. ¡No dejéis de asistir!

Publicado el

El mes de mayo de Superbarna ¡Todo lo que necesitas saber!

¡”Superbarna: Nananananana-ná” ya está al alcance de todos desde el mes de mayo! 😀 Mi segundo cómic (bueno, técnicamente llevo 11, pero los cuento un poco como quiero) no sólo ha sido publicado, sino que ayer, viernes 12 llegó a las librerías de todo el país. Como consecuencia, va a ser un mes movidito al respecto. ¡Así que aquí va una entrada para aquellos que queráis seguirnos la pista al cómic y a su autor!

El cómic

Superbarna es mi serie de superhéroes. Acción humor y aventura se mezclan para crear una serie amena y divertida con espacio para la emoción y la épica. Cada cómic publicado de Superbarna recopila cierta cantidad de números de la serie para que haya una aventura completa en un solo tomo. Como buena serie de superhéroes que es, de cada nuevo número salen diferentes ediciones, cada una con una diferente cubierta alternativa. El primero contó con una cubierta alternativa de Nacho Fernández, autor de sobras conocido en nuestro país, y el segundo con una de Leo Castellani, autor con carrera en Marvel y Disney.

“Superbarna: Nananananana-ná” es el segundo volumen de la serie y recopila los números 3 a 5 de la misma. En esta ocasión y aun privado de sus superpoderes, Alex investigará para dar con el llamado “asesino del Barral”. Por el camino encontrará a Bataman-man, un autoplocamado vigilante del gotham barrio de Barna City que vela por la seguridad del mismo equipado con su batamanta oscura, junto a su no tan inseparable y no tan juvenil compañero, Suéter de pico boy.

De izquierda a derecha: Las edición normal de Primeras torpezas y Nananananana-ná y sus respectivas variant cover (Nacho Fernández y Leo Castellani)

Superbarna en el mes de mayo

Procuro tener al día el calendario de eventos de la web, pero aquí os dejo un resumen de los actos y eventos relacionados con Superbarna en el mes de mayo. Apunte general: En todas las presentaciones y sesiones de firmas apuntadas en esta entrada tendréis ocasión de conseguir los dos cómics publicados hasta la fecha en un pack de 10 euritos 😉

Día del Cómic Gratis

El 13 de mayo se celebra el Día del Cómic Gratis. Es un día que promueve la lectura de cómics y en el que librerías, editoriales y autores participan de diferentes maneras para contribuir a que los lectores acudan a las librerías y se lleven un cómic gratis: Algunas editoriales imprimen material específico para regalar, otras hacen ofertas o colaboran con otras editoriales e incluso librerías para imprimir un ejemplar gratuito que regalar entre todas.

Y algunos autores, como es el caso que nos ocupa, vamos a firmar ejemplares para promover que los lectores se animen a acudir a la librería y que se lleven su correspondiente ejemplar gratuito con su compra. Así que, en el Día del Cómic Gratis, estaré toda la tarde en la librería Landromina de Terrassa vendiendo y dedicando ejemplares tanto de “Primeras Torpezas” como de “Nananananana-ná”, los dos volúmenes de Superbarna aparecidos hasta la fecha.

Entrevista en Radio Gavá

¡Eso es! El martes 16 a las 8:55 me entrevistarán acerca de Superbarna y mi trayectoria como autor-editor en el programa “El 5º fantástico” de Radio Gavá, un programa especializado en cómic. La entrevista es en directo, pero en cualquier caso, los podcast de los programas transmitidos están disponibles aquí y podréis escuchar o descargar el del programa en cuestión a partir del miércoles 17. Y si queréis escucharlo en directo, podréis hacerlo en el 91.2 o a través de la web de la emisora.

Presentación en Norma Comics Sabadell

Tras hacer acto de presencia en Terrassa, el viernes 19 de mayo a las 19:00 le tocará el turno a una presentación y sesión de firmas en la mítica Norma Comics Sabadell.

Presentación en Skalibur

Rubí es una localidad poco conocida a nivel general, pero increíblemente céntrica. Está a pocos minutos de Barcelona, Sabadell y Terrassa, justo en el centro del huracán, y desde hace ya bastantes años tiene una base de aficionados al cómic nada despreciable. Buena prueba de ello es que goza de su propia librería especializada, Skalibur, que abrió sus puertas en 2010, en plena crisis, y ahí siguen a día de hoy. Será la última parada de mi ruta particular por el vallés en el mes de mayo y tendrá lugar el viernes 26 a las 19h

Publicado el

Héroes sin capa

 

Hay muchos tipos de héroes.

Algunos son más reconocidos que otros, a algunos no se les reconoce. E incluso a algunos que no lo son se les llama héroes para definir una gran gesta complicada e inusual dentro de su campo. Muchos son reales, muchos otros de ficción. Algunos tienen dos trabajos para cuidar de los suyos, otros llevan capa. Y así podríamos seguir hasta el infinito.
Todos tenemos a nuestros propios héroes. Seguro que tú también tienes los tuyos y lo son para ti por uno u otro motivo.

Los míos sois vosotros, los autores y autoras, librerías, editoriales y demás profesionales de este mundillo. Especialmente los de aquellos mercados aun por expandirse, como el nuestro. Porque si aún no os lo había dicho nadie, ya os lo digo yo: Sois héroes.

Sois mis héroes porque hacéis que sienta que no lucho solo. El mundo del cómic español está lleno de tensión y de pasión. Hay cantidad de artistas que escriben y dibujan como si no hubiera un mañana, a menudo compaginándolo con otros trabajos, o incluso aceptando un pago insuficiente por su esfuerzo, resignándose, conscientes de que aquí aun no somos suficientes y cruzando los dedos por haber dado un paso más para contribuir a que lo seamos.

Sois mis héroes todos aquellos que dibujáis, escribís, divulgáis, editáis y vendéis las emociones en viñetas de éste mundillo nuestro. Los que no os resignáis a un trabajo “normal” que no os llene, los que no tenéis más remedio que compaginarlo con un trabajo que no os llene. Los que ya habéis encontrado un hueco para subsistir dentro o fuera de nuestro mercado, pero siempre entre viñetas. Los que lo seguís intentando. Los que estáis empezando. Los que estáis acumulando experiencia esperando que llegue vuestro momento.

Porque en el fondo sabemos que no es culpa nuestra. Porque en el fondo sabemos que estamos en el lugar equivocado en el momento equivocado, y que la mayor parte de problemas que surgen trabajando en nuestro mercado parten de lo mismo. Porque por mucho que hablemos de porcentajes, precios por página insuficientes o directamente inexistentes y demás, la verdad es simple y más sencilla: Aun no tenemos suficientes lectores.

Los tendremos algún día, no me cabe la menor duda. Porque basta con echar la vista unos años atrás para comprobar que somos cada vez más relevantes, más aceptados, más conocidos… y es gracias a todos. Es gracias a esa adaptación cinematográfica; a esa librería que decidió añadir viñetas a su repertorio; a esos editores que buscaron fórmulas para acercar el cómic allá donde no había estado antes; a los que siguen buscando nuevas; a los lectores que leen, disfrutan y recomiendan; a esos eventos que atraen a conocidos y desconocidos; a esos periodistas y redactores que ayudan a la divulgación; a los que trabajan para que el cómic llegue a bibliotecas y colegios…

Aún falta un poco. Nos hacen falta algunos amigos más que disfruten con lo que hacemos. Una base sólida. Todos los grandes mercados la tienen para conseguir vivir no sólo de licenciar, sino también de crear. Pero estamos en ello, y acabará llegando.

Acabará llegando y será gracias a todos, porque sois héroes, y todo el mundo sabe que en el mundo de los cómics los héroes llegan para salvar el día.